De la sociología a lo tangible

Siempre me parecen de altura los trabajos del sociólogo, catedrático emérito de Deusto, Javier Elzo, sus análisis suelen aportar puntos de vista expuestos con brillantez. Esta vez se ha detenido en mirar al futuro desde una Baskonia con identidad propia y plural, trabajo publicado en cinco entregas por los periódicos del grupo Noticias, una por semana, de los que recomiendo vivamente su lectura.

La serie la ha titulado “Euskal Herria, identidad propia y plural. Hacia el futuro”, pese a que emplea el término Euskal Herria en vez de Baskonia y no haya hecho mucho caso a mi propuesta de utilizar Baskonia (… espero que sólo por esta vez 😊, nunca pierdo la esperanza), me atrevo con algunos pequeños comentarios al tema que con su gran capacidad de análisis nos ha brindado.

Tras un repaso del cambio que se está dando en el mundo, avista un mundo multipolar, con el liderazgo de Estados Unidos y China y la incógnita de la UE, donde las potencias líderes deberán abordar conjuntamente los grandes problemas globales.

En lo que respeta a los valores, hace referencia a un trabajo de hace una década, que propone el desarrollo de cuatro valores para potenciar el espíritu emprendedor, como son -El Conocimiento, como el recurso clave, la principal materia prima. -La Cooperación, filosofía sobre la que se asienta el trabajo y las relaciones entre los agentes sociales, -Apertura al cambio, como la actitud necesaria para aplicar el conocimiento adquirido y desarrollar nuevo conocimiento, -La globalización, es decir, mentalidad y visión para actuar en un entorno global. Hubiera sido interesante comprobar cómo se incardinan estos valores con otros más permanentes, aquellos mostrados por la sociedad baska a través del tiempo.

Es muy interesante también conocer los cinco cluster en que clasifica a los ciudadanos de BaskoniaO/Euskadi -Centrado, acomodado, conservador (30%) -Tradicional, religioso, “segurola”(18,4%) -Anti-institucionales (8,19%) -Retraído, socialmente distanciado, ¿desilusionado? (6,5%) -Moderno, integrado, laico (36,5%). De un análisis más profundo de estos clusters concluye en que tres cuartos de los baskos están ubicados en posiciones pro-activas, además el 51,9% mira al futuro, mientras que el 49% se situaría en el grupo que sobre todo mira al pasado, ambos bloques muy trabajadores, siendo más los que optan por la vía reformista que rupturista, concluye en que son las dos grandes corrientes de fondo que construyen la sociedad baska.

Para finalizar, plantea el futuro de Baskonia con una mirada “ad intra” y otra “ad extra”. Habla del voto abertzale (sería deseable, aunque ahora no se haya profundizado, analizar el voto y el sentimiento identitario en Nabarra), se decanta por reforzar las relaciones entre las tres administraciones del ámbito de Baskonia, así como de su ciudadanía y la potenciación de instituciones comunes, también el reforzar la presencia directa en la UE. Termina planteando cuatro retos -la mayor participación de los ciudadanos en la cosa pública -la difícil pero necesaria aceptación del inmigrante (en una sociedad mestiza puedan decir “yo soy basko”) -el fortalecimiento de un sistema financiero e inversor que se centre prioritariamente en BaskoniaO/Euskadi y -a la vez que se termina de cumplir el Estatuto de Autonomía, postular por un “concierto político”.

Asumiendo la brillantez del análisis hasta el cuarto artículo y una gran afinidad con lo expuesto en su quinto artículo, creo que a este planteamiento final habría que añadirle algo. En cuanto dice “Una sociedad vasca de futuro en la que lo esencial no será el lugar de nacimiento sino el objetivo de lograr una Euskadi con historicidad, que tenga algo que aportar a los demás y abierta a recibir lo mejor de los demás” le añadiría que la construcción de la historicidad, de esa de esa identidad propia y plural que tan bien propugna, debe hacerse visible mediante los elementos tangibles que conforman esa denominada “historicidad”.

Me atrevo en síntesis con dos sugerencias:

-Opino que los valores, tal y como se describen, son coyunturales, cuando el país está necesitado de descubrir aquellos que son más permanentes, para pasar luego a estudiar sus evoluciones en las diferentes generaciones y dotarse de un marco que pueda sostenerse en el tiempo.

-También sugiero añadir a su propuesta de futuro un quinto reto, es imprescindible dotarse de elementos tangibles con que los ciudadanos puedan identificarse.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s