El nombre, el himno y el dilema de la Federación Vasca de Fútbol

La Federación Vasca de Fútbol/Euskadiko Futbol Federakundea y el resto de federaciones deportivas vascas, tienen un dilema importante con el nombre y el himno. Este mensaje que recibí el mismo día del partido Costa Rica-Euskal Selekzioa lo sintetiza perfectamente “¡Qué pena, la selección de Costa Rica cantando todos su himno y la selección vasca todos en silencio!”

El mensaje aglutina ambos problemas el del nombre y el del himno. Porque por una parte no nombra a la selección con su denominación exacta, utiliza “selección vasca” en vez de “Euskal Selekzioa”, y quien ha escrito es precisamente euskaraparlante y, a su vez, se lamenta del himno.

Respecto al nombre ya escribí otra entrada a raíz de este último partido “Mejor conocida como la selección del País Vasco” y me he referido al tema en numerosas ocasiones más. Los artículos ¡Vamos contra los vascos! Pero, ¿quiénes son los vascos? y La sokatira y el nombre país, abundan sobre el mismo.

El problema del himno se percibió con claridad en los prolegómenos del vibrante partido entre Costa Rica y Euskal Selekzioa celebrado el día 16 de Noviembre, cuando correspondió entonar el himno de ambas selecciones, los costarricenses cantaron con ardor el suyo, mientra que los nuestros escucharon sus notas en sepulcral silencio.

El dilema es sencillo de comprender, encontrar la solución adecuada también, pero hace falta voluntad. ¿Hasta cuándo vamos a seguir con una selección sin nombre y con un himno que no corresponde y no lo conoce nadie?

El problema es estructural, no es culpa de la Federación, ni tan siquiera de los rectores políticos específicos. Lo es en cuanto les corresponde la parte alícuota de todos los ciudadanos, pero quizá no más. Las bases de la situación actual vienen de lejos y quienes en su día tomaron decisiones, que parecían acertadas, dejaron una herencia que conviene revisarla, creo haber leído a E. Goldratt autor de La Meta “Los problemas de hoy son fruto de las decisiones de ayer”. Y los problemas son para solucionarlos.

La Federación Vasca de Fútbol/Euskadiko Futbol Federakundea suele manifestar que en los partidos de selección que organiza da cabida a jugadores de toda Baskonia, lo que supone que cuenta con jugadores del conjunto de Baskonia Oeste, Nabarra Alta y Baskonia Norte. De hecho en el partido mencionado jugaron futbolistas de Baskonia Oeste y Nabarra Alta.

Con el himno ocurre que Baskonia Oeste o Euskadi tiene su propio himno, que no es otro que el Gora ta Gora y, que la Nabarra Alta o Comunidad Foral de Navarra tiene el suyo, el Himno de las Cortes de Navarra. Con jugadores de ambos ámbitos, el interpretar el himno de una de las partes como si fuera también de las otras puede entenderse como una imposición al menos discutible.

¿Qué pregunta hacernos para responder correctamente a este dilema? Es muy importante acertar con la misma. Ya dijo Peter Drucker que “Los errores más graves no vienen de las malas respuestas. La cosa realmente peligrosa es hacer una mala pregunta”. La mala pregunta es ¿qué podemos hacer para que nuestros atletas aprendan a cantar el himno? Mala pregunta en verdad porque ¿qué himno, el Gora ta Gora o el Himno de las Cortes?

Quizás la primera cuestión es preguntarnos cuál es el himno a interpretar. En verdad los partidos los organiza la Federación que es de Baskonia Occidental o Euskadi, es decir, una federación que gestiona solamente una de las partes, pero los jugadores tienen una procedencia más amplia y la Federación Vasca les da cabida gustosamente. Entonces la pregunta correcta sería ¿Existe un himno que pueda representar a toda Baskonia/Euskalherria, que es el espacio geográfico del que se nutre de jugadores la Selección?

La respuesta es sí. Hoy el único himno que puede representar a todo el espacio de Euskalherria/Baskonia es el Gernikako Arbola. Así nos lo hizo recordar un amplio grupo de músicos que lo reivindicó en el doscientos aniversario del nacimiento de su autor, el bardo urretxuarra José María Iparragirre, quienes postularonn la adopción de la primera estrofa del Gernikako Arbola con himno.

La siguiente pregunta correcta es si nuestros atletas entonarán de forma fácil el Gernikako Arbola. La respuesta es que muy probablemente sí, porque tiene una melodía interpretable por cualquiera que no exige grandes cualidades musicales y, porque su letra es muy fácil e inteligible, tanto para aprenderla como para memorizarla.

La mayoría de los jugadores la habrán cantado u oído alguna vez y, si no, les basta con preguntar en sus casas, sus padres y abuelos lo sabrán, casi con seguridad, sean de Nabarra, Araba, Bizkaia o Gipuzkoa. Quienes tienen ancestros de fuera también lo aprenderán de forma rápida, porque tanto en su letra como en su melodía es muy sencillo.

Termino con la propuesta sobre el nombre recogida en los artículos arriba citados. Si el nombre ha de hacer mención sólo a la parte sur propongo Baskonia Hegoa que podría representarse como Baskonia H. Si es del conjunto lo llamaría Baskonia. En caso de incluir Euskalherria basta con denominarse Baskonia/Euskalherria.

Todo resuelto, de forma fácil y sencilla.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s